martes, 18 de enero de 2011

Hola.

Hola, solo quiero preguntarte algo, solo será un momento, dime por favor, explícame, para que lo pueda entender...
¿Que he echo yo en esta vida, tan terrible y tan malo para que me sea devuelto?
Si la respuesta es nada, por favor para, porque puede que allá pecado, lo admito, he mentido, he odiado incluso he robado, pero creo que todo lo que he sufrido compensa toda las cosas malas que hice, por favor, te lo suplico, para.
Creo que ya es bastante, creo que he sufrido más de lo debido.
Ayer me dijeron que esta vida es injusta y que suele darte palos, pero creo que a estas alturas ya soy inmune a los "palos" y a las decepciones del día a día. Ya no busco la felicidad ni sueño con que mi vida cambie, solo quiero que se quede como está, lo he superado, nunca llegare a la cima pero por favor no me hagas más la zancadilla en mi camino, porque ambos sabemos que no puedo aguantar mucho más.
Ayer me recordaron que era fuerte, que soy cabezota en todo lo que hago y que si me lo propongo podré salir de esta sin ninguna dificultad. Yo solo dije que no era más fuerte por haber aguantado tanto ni por haber pasado infinidad de circunstancias desastrosas, que solo me había servido para esperar menos de la vida y para volverme como un muro de cemento, dura, rígida, resistente.
También me dijeron que me ayudaría a madurar, que ya tendría que ser una adulta debido a las circunstancias, y que fue lo que dije yo, siempre me sentí una niña y siempre lo sentiré porque los adultos solo son niños que dejan atrás su infancia pero no sus recuerdos y la mayoría se vuelven responsables y aburridos pero en realidad la mayoría de las veces suelen sacar su lado infantil y divertido.
No quiero reprocharte nada señor, pero ahora que lo pienso, ¿de que me sirvió rezar todas las noches sin descanso? Esperando un cambio, rogando un cambio para que como siempre tu hagas todo que se te antoje. Bien...pensemos, si cierras todas las puertas si siempre que pasa algo malo te tapas los oídos, ¿Porque nos seguimos engañando? no se si decir que poco a poco mi fe por ti se va apagando como un vela, y si te cuestiono, yo nunca te hice nada malo, y tu parece que no sabes hacer otra cosa. Ya no creo en tus palabras, ya no me creo nada, estoy desconfiando de ti, lo confieso.
Desconfío hasta de mi propia sombra, son miles las veces en que me convencía a mi misma, diciéndome que no iba a pasar esto, que no había que se pesimistas, que todo se iba a arreglar.
Y ahora cuando me dicen "tranquila, todo se arreglara", me suena como a chiste, como cuando te viene un niño de cinco años y te dice contentísimo que esta noche van a venir los reyes, lo mismo.
Esta noche no podía dormir y me puse a pensar y he llegado a una conclusión, yo voy a seguir esto esta muy claro, pero no cuento contigo ya, no te molestare mas, tranquilo, será que yo no me lo merezco o será que tu no mereces mis ruegos ni mis rezos.
Seguiré, todas las mañanas me despertare, y recordare que tengo una vida, que tengo que levantarme, desayunar y entonar un buenos días, luego tendré que seguir con mis obligaciones y fingir un bien cuando me pregunten ¿Que tal?, Sonreír si me sonríen, hablar cuando me pregunten, solo decir algo cuando tengo algo que decir. Por las noches me meteré en la cama cerrare los ojos y solo pensare: uno menos.
Entonces bien, llegará un día en que me levante sin recordar que me tengo que levantar, me saldrá solo un buenos días y cuando me pregunten ¿Que tal?, no tendré que fingir un bien. Todo esto será un día, no se cuando pero algún día pasara pero mientas tanto llevare a cabo este plan, y lo estudiare y lo aprenderé como si fuese el padre nuestro que tantas veces te reze y tantas veces ignoraste.
Solo agradeceré a la gente que estuvo conmigo aun sabiendo que estaba fingiendo el bien del que tal y los buenos días con una sonrisa. Sobre todo le daré las gracias a la gente que estuvo en los momentos que había que estar y en los que solo estaban, pero también le doy las gracias a la gente que no estuvo en su tiempo pero que ahora han vuelto.
El ultimo gracias a dios, a ese señor que esta ahí arriba, que de tanto nos ponen de ejemplo como persona a seguir en las clases de religión y en la iglesia, gracias porque gracias a ti me he dado cuenta que esta vida no todo es tener fe y rezar por cambiar la dura realidad, que sirve más en la confianza en uno mismo y en la búsqueda del equilibrio que en rezar todas las noches y perder el tiempo en alguien que no te escucho nunca y que nunca te escuchara.
Dicen que el nos mira desde arriba pues que mire, y que mire lo que me queda por vivir. Porque soy fuerte, muy fuerte, me caerán más palos, que digo me caerán, me lloverán, pero soy una persona de esas que nunca se rinden, que nunca se paran, que persiguen lo que sea hasta conseguirlo, y entre mis metas solo esta el seguir caminando y no quedarme atrás por el camino sola. No, eso nunca. Sin ti puede ser pero sola jamás, porque tengo mucho por vivir y muchas sonrisas por regalar y puede que ahora no me salgan pero dentro de un tiempo volverán, eso te lo prometo

No hay comentarios:

Publicar un comentario